el lado oscuro del corazón

lunes, junio 19, 2006 en 7:57 p. m.
"Me importa un pito que las mujere tengan los senos como magnolias o como pasas de higo; un cutis de durazno o de papel de lija.
Le doy una importancia igual a cero al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisiaco o con aliento insecticida.
Soy perfectamente capaz de soportarle una nariz que sacaría un primer premio en una exposición de zanahorias.

Pero eso si, y en esto soy irreductible: no les perdono bajo ningún pretexto, que no sepan volar.
Si no saben volar, pierden el tiempo conmigo"

toma aire

lunes, junio 12, 2006 en 9:24 p. m.
Y te ahogas ...

y abres la ventana de tu habitación ... uhm .. notas el fresco de la tarde que empieza caer en la piel .. si, definitivamente está refrescando ... Pero te ahogas. La ráfaga de viento te roza tímidamente el pelo .. pero no se introduce en tus pulmones.

Y quieres romper las cuatro paredes que te están encerrando .. de un sólo grito. Pero no tienes aliento.

El balcón. La única porción semilibre de ese lugar donde habitas ... Las hojas se mueven, los toldos se balancean: corre viento, lo sabes. Extiendes la mano para alcanzarlo y robar un pedazo para llevartelo con ansia a la nariz .. la boca. Ya se ha ido.
Corre y corre ... huye. De que huye el viento?

Yo también quiero huir. Y en mi agonía no puedo salir de aquí. Es mi refugio. Estoy protegida.
Protegida de quien? Protegida de qué?


Sin pedir permiso asoma una lágrima al mundo.
Y ahora si. Tomo aire